Sábado, 24 de febrero

De Sarceda (Nansa) a Fresneda (Saja)

 
La mañana se presentaba muy fría, con heladas que cubrían los prados con un manto blanco de escarcha como si hubiera caído una nevada.
Sarceda es un pueblo perteneciente al municipio de Tudanca. Hacia allá nos lleva el autobús. Para cuando llegamos a un lugar por debajo del pueblo donde aparcó el bus hacia las 10 de la mañana, la temperatura no era muy agradable que digamos. Un camino nos conduce en descenso al rio Nansa el cual cruzamos por el Puente de Sarceda.
Los caminos y campos están blancos de la helada y hace un frio que pela. Menos mal que enseguida empezó a darnos el sol.
Intentamos por dos veces cruzar el cauce de un arroyo, pero bajaba demasiado crecido así que no tuvimos oportunidad de hacer una subida mas emocionante que la que hicimos por la pista de gravilla.
A lo lejos se veía el pueblo de Sarceda bien orientado y soleado desde primera hora de la mañana.
Al fondo y en lo mas alto la Sierra de Peña Sagra de un blanco impoluto ¡menuda nevada!
En un par de horas llegamos a lo alto de la loma que separa el Saja del Nansa.
Selores era el destino previsto, pero se nos quedaba corto y se estaba tan bien en aquellas cumbres tan soleadas que decidimos alargar un poco la excursión cruzando dos valles hasta alcanzar la pista que baja a Fresneda.
Estuvimos muy a gusto comiendo el bocata al lado de un nevero con vistas de ensueño, así que nadie se quejó de la modificación de la ruta.
Hasta la próxima amigos…!!