Sábado 17 y Domingo 18 de Junio

 

La Marcha de los DOS DÍAS: PIRINEOS

Primer Día: La marcha fue preciosa, con mucho calor, pero en las alturas lo calmaba mucho el aire que corría y que me hacia la puñeta para fotografiar a la flores, que estaban  preciosas, muchas me salieron movidas, y sobre todo por las prisas que tenían todos por llegar a la cumbre, pero alguna foto salió bien.
La madrugada del primer día fue tremenda, salimos con la aurora asomando por las montañas y ya apretaba el calor; nos acerco bastante el taxi, y con los primeros rayos del sol, empezamos a subir;  neveros, lagos y unas vistas del pirineo, inimaginables, desde alli vimos en la lejanía La Mesa de los tres Reyes y el Pic Anie;  hace algunos años las subimos en otra marcha; tambien teniamos cerca una mole impresionante el Midi de'osseu; hace dos años, Mayte  la escaló.
La subida a la Collarada fue lenta y trabajosa y al final una torre parecida a la de Lechugales nos hizo trepar un rato, pero llegamos todos muy contentos, impresionante vista de lagos y montaña con algún nevero, pero lo mejor fue la bajada por la otra vertiente, arrastrando la culera como pudimos, bajamos la cumbre escarpada y luego a resbalar por las pedreras que seguro que la mayoría tenemos unas agujetas como para correr escaleras abajo; respiramos cuando la ladera se hizo menos pindia, pero el jefe nos dijo tirar a la derecha; "señor se me habia olvidado la bajada con la cadena", tremenda la puñetera, yo me colgaba de ella dejándome caer y arrastrando otra vez la culera; por fin llegamos a terreno un poco mejor; Cándido y yo que bajábamos juntos nos encontramos a Julio metiendo en un nevero la bebida para refrescarla y como no encontrábamos una sombra, comimos un poco mas abajo. Achicharrados llegamos a la pradera dándome mucha envidia la cantidad de setales de primavera que había, claro que sin una seta; cogimos el taxi y cantando llegamos a Canfranc. Mayte y Pili bajaron por otro sitio y se bañaron en el lago que desde la cumbre contemplábamos con envidia, por lo visto fue mucho mejor pero tres horas mas larga.
Segundo día: Con el amanecer ya luciendo en todo su esplendor, salimos menos soñolientos, por un terreno boscoso muy bonito, con preciosas cascadas y todo lleno de flores ; el jefe nos dio un par de horas para subir los que quisieramos al Ibon Stanez y casi corriendo subimos cinco mujeres y Lolo; precioso y gran  lago, donde se reflejaban las montañas,  nos bañamos en un agua casi caliente, pero por lo menos refrescaba, hasta que en una pequeña colina Julio nos llamo al orden para volver otra vez casi corriendo  a la cascada donde nos esperaban el resto del grupo remojándose los pies. Desandando el camino precioso y florido. llegamos al pueblo a comer, por cierto muy bien. Y a casa con pena. Un 10 para el guía y organizador.
 
Marycasta