Sábado, 21 de Mayo

Berodia-Samuñón-La Molina-Canales (Asturias)

Marcha por el Macizo Occidental de Picos de Europa en la zona de Cabrales.
 
Berodia – Majada de Semuñon – La Molina – Canales.
 
Hora de salida desde Santander:
Salesianos 07.45 horas.  Teka 08.00 horas
 
Desnivel : 1100m. de subidas y otros tantos de bajadas.
 
Dificultad: En general, la marcha se desarrolla  por senderos de montaña con algunos tramos de acusada pendiente. A groso modo se puede catalogar como de cierta dificultad moderada, más que nada por el desnivel a salvar.
 
Nos vemos el sábado.
 

Comentario de Sotres:

 
Berodia es un pueblo del concejo de Cabrales que se encuentra en la margen derecha del rio Casaño a una altitud aproximada de 400 m.
Hasta allí nos llegamos en el bus para internarnos en las laderas herbosas de las estribaciones del Macizo Occidental de Picos de Europa.
 
Atravesamos el pueblo y tomamos la pista que nos conducirá al Collado Remuedu tras atravesar un prado grande y precioso.
 
El sol calentaba bastante y la cuesta se empinaba cada vez más. Caminábamos por un estrecho senderín que discurría por el filo de la Peña la Carta.
 
Así llegamos a un primer rellano, la Vega la Cuesta, donde descansamos unos minutos.
 
El sendero parecía haber desaparecido, pero no, allí estaba tras un recodo y continuaba serpenteando entre las rocas. Pasamos bajo el Paré Blancu junto a una cueva y llegamos al Collado del Jorcau.
 
Un precioso y aéreo sedo nos permite cambiar de vertiente para llegar al Paré la Gotera donde sigue colgado un caldero recogiendo agua de las goteras que rezuman de la peña.
 
Continuamos la ascensión por laderas y crestas hasta llegar al Collado Munios donde nos sentamos a descansar  y esperar a los que venían detrás.
 
Tras un buen rato de espera, llegan los rezagados.  Entonces, y en vista de lo mal que se encontraba Elena, decidimos no subir a Semuñón.
 
Atravesamos el Collado Munios y descendimos por el valle siguiente al que habíamos subido.
 
En un rellano, junto a un bebedero nos sentamos a comer.
 
La niebla amenazaba, así que no paramos demasiado. Tranquilamente fuimos descendiendo con la Vega Ternás y sus derruidas cabañas a la vista.
 
Si continuásemos valle abajo por la Foz del Home Muertu,  el aéreo Sedo del Burdio nos sacaría del encajonado cañon, pero eso es otra historia.
 
En cambio continuamos por un sendero que atraviesa en horizontal  el valle y toma la dirección de las minas de manganeso en la sierra de Dobros.
 
Estamos en el Puertu de Inguanzo hacia el cual los vecinos conducían a las vacas por un inverosímil paso que atraviesa la sierra de Dobros por un boquete llamado el Jorau por el que solo cabe una vaca no muy gorda.
 
Nosotros también atravesamos por el agujero y descendimos el increíble sendero hacia el Collado de Umones y luego por pistas hacia Arenas de Cabrales.
 
Hasta la próxima…