Sábado, 24 de Enero de 2015

Marcha costera vizcaína entre kortezubi y Elantxobe.

Para disponer de algo mas de tiempo, saldremos desde el Castillo de Arteaga (a 1,5km de la salida prevista en Kortezubi),
 
Desde el castillo nos dirigimos hacia el barrio de Ozollo por camino asfaltado que se convierte en camino de tierra para bordear la propiedad del molino de mareas de Ozollo que podeos contemplar después de pasar un pequeño puente de madera. La diferencia de mareas en este punto del Urdaibai alcanza los 4,5 metros y para aprovechar este fenómeno se construyeron estos molinos de mareas, auténticamente ingeniosos. Este molino de Ozollo, en muy buen estado de conservación es uno de los últimos supervivientes.
 
Unos metros mas adelante sale ante nosotros la ermita de S. Lorenzo, esta ermita del siglo XVI guarda en una de sus paredes una ventana prerrománica del siglo XI tallada en un solo bloque de piedra. Después de caminar 500 mts. Llegamos a la carretera BI-3234, giramos a la derecha unos metros para cruzarla justo al lado de un caserío donde una flecha de madera nos indica el sendero PR-BI 166. Tomamos dicho sendero, señalizado con marcas blancas y amarillas, para ascender entre pinos hasta alcanzar la entrada a un encinar de gran belleza. Debemos seguir con atención las marcas ante los múltiples cruces con pistas forestales. Continuando con nuestra ascensión nos adentramos en un espectacular bosque en el que la luz apenas se filtra entre las hojas de los árboles y el tapiz musgoso que recubre los troncos y las piedras nos sitúan en un lugar mágico. Las marcas nos guían por este laberinto para bordeando el monte Ganzuri y una vez superado el encinar ver como la senda se convierte en pista y poco después llegar a un cruce bifurcación con flecha indicadora, en el que abandonamos el sendero PR-BI 166 para tomar la pista de la izquierda y dirigirnos hacia el barrio de Iruskieta. Por camino asfaltado vamos hasta el barrio de Garteiz y a su entrada nos encontramos con un sendero señalizado con una flecha indicando “Ermita de San Pedro”.
 
Tomamos dicho sendero y después de un kilómetro y medio de ascensión llegaremos a la ermita de San Pedro de Atxarre (311 mts.) donde nos encontramos con el mejor mirador del Urdaibai. La ermita de San Pedro data del siglo XV y es de una sola nave. Antiguamente se acudía a esta ermita en procesión. Durante la misa se bendecía sal que se repartía en un cruce de caminos, Dantzalekua, situado un poco mas abajo. Tres grandes piedras se encuentran en dicho lugar y según antiguas leyendas aquí se realizaban los akelarres de la zona. La sal bendecida en la ermita de San Pedro, se utilizaba para esparcirla por los campos buscando mejores cosechas y en los barcos para encontrar buena pesca.
 
Volvemos por el mismo camino del ascenso para unos cien metros antes de llegar a Garteiz tomar un pequeño atajo que nos llevara hasta Allica. Aquí cruzamos la carretera Bi-4236 y descendemos por una pista hormigonada con fuerte pendiente hasta el barrio de Lastarri donde cruzamos la carretera BI 3234 y comenzamos el ascenso en zig-zag por pista asfaltada hasta el cementerio de Elantxobe.
 
Si todavía quedan fuerzas, podemos dar la vuelta al Ogoño. Un camino fácil nos acerca hasta el acantilado mas alto de Euskal Herria. Son dos kilómetros marcados en blanco y amarillo. Una vez aquí, disfrutaremos de una espléndida vista: Bermeo, Mundaka, Matxitxako... Podemos regresar por el mismo camino, pero una magnífica opción, aunque bastante más dura es rodear todo el cabo. Para ello desde la atalaya en la que nos encontramos tomamos un sendero, perfectamente marcado con señales rojas y blancas que desciende hasta Elantxobe.